Vanessa, 43 años.

La fibromialgia me acompaña hace más de un año y muchas veces me dificulta la coordinación mental para realizar mis actividades, como que se me nubla la conciencia y olvido cosas y detalles que a veces muy importantes, sin señalar que el “plato fuerte” de esta patología es el dolor crónico, este es constante y se agudiza cuando paso por etapas de estrés, el mismo hecho de olvidar me hace sentir agobiada, pero afortunadamente y gracias a Dios me atendí todo el primer semestre en el Centro del Dolor con Manuel, el psicólogo del cual los primeros meses olvidaba su nombre. Sagradamente los viernes acudía donde él a conversar mis problemáticas, él es demasiado empático, tiene un excelente futuro por delante y al Centro le agradezco la beca para poder asistir, de regreso a casa me iba pensando en lo conversado por varios tacos clásicos de los viernes, pero feliz de que se me pasara el tiempo tan gratamente rápido con Manuel. La verdad hasta alexitimia tenía y no lo sabía, gracias a los consejos de mi querido psicólogo pude contar en el colegio donde trabajo lo que me estaba pasando. Sentirme comprendida y acogida me hizo más grata la vida.
De corazón muchísimas gracias, un afectuoso saludo para todos los que forman parte del equipo y para los que tienen suerte de aliviar ese dolor crónico que padecen, con personas tan amables y respetuosas como Manuel..

Gracias infinitas.
Pero lo más importante es que la persona se atreva y tenga ganas de sanar.

Categories: Testimonios

WhatsApp Cita en línea