En general, la práctica de Yoga es de por sí terapéutica, ya que nos dota de herramientas prácticas y eficaces para conocernos a nosotros mismos:

  • Posturas físicas (asanas)
  • Ejercicios respiratorios (pranayamas)
  • Meditación (dhyaana)
  • Conocimiento y filosofía para la vida (jnana).

Ante todo, el Yoga nos entrega una visión integral del ser humano que nos permite mirar los procesos de la vida como la enfermedad, desde una mirada amplia y constructiva.

El Yoga terapéutico está basado en el conocimiento profundo de la anatomía y fisiología del cuerpo humano, para adaptar la práctica en función de las características biomecánicas y patológicas del practicante, con el objetivo de equilibrar nuestros cuerpos de manera individualizada.

yoga3

Una sesión de Yoga terapéutico es en general más suave y menos exigente que una clase de Yoga tipo (pública). Se pone mayor énfasis en las prácticas de relajación, soltura del cuerpo físico, aquietamiento mental, visualización y manejo de la energía vital.

El Yoga terapéutico trata nuestras dolencias, a través del desarrollo de una conciencia despierta, y se apoya en la premisa de que el cuerpo/mente tiene abundantes recursos y está dotado de una capacidad plena para la autorregulación y el auto equilibrio. Sólo hay que tocar las “puntos” adecuadas para estimular dicha autorregulación, lo cual, es por excelencia el trabajo que hace el Yoga terapeuta.

El Yoga terapeuta es una persona que ha experimentado en sí mismo su anatomía y fisiología profunda a través de su propia y constante práctica, por lo cual, está capacitado para guiar a otros en dicha exploración.

En el Yoga terapéutico no pretendemos reforzar lo que ya pensamos sobre nosotros mismos y nuestra dolencia (automatismos mentales que nos mantienen anclados) sino que, por el contrario, buscamos una nueva manera de explorarnos y tratar nuestra condición. Establecemos una dinámica de confianza con nuestro cuerpo, sin caer en la pasividad ni relegando toda la responsabilidad de la “curación” al terapeuta, como normalmente hacemos, sino tomando física y mentalmente un papel activo, protagónico en el viaje hacia la sanación.

Loreto Calderón
Staff Centro del Dolor CHILE
info@centrodeldolor.cl

WhatsApp chat