Victoria, 40 años, Hernia Lumbar, Dolor crónico lumbar. 

“Cuando llegue a terapia, no podía ni dormir del dolor, la estaba pasando muy mal, me dolía cuando me levantaba, cuando me acostaba, en todo momento, todo el tiempo y no encontraba una posición.  Tomaba medicamentos, pero mi vida había cambiado totalmente, pero para mal.

“Estaba enojada, no había manera de encontrar sosiego al dolor.  Comencé a trabajarlo con la psicóloga del Centro y ha entender que el dolor en gran parte tenía que ver con un tema emocional y empecé a trabajar en ello.  Me daba cuenta que cuando estaba mas tranquila estaba mejor.  Ese dolor era un círculo vicioso ya que se potenciaba cada vez mas, mientras más tensa me ponía y me angustiaba, porque toda mi vida se veía afectada.

“En la medida que fuimos ordenando mis ideas, enfrentando mis conflictos a la base, el dolor comenzó a mermar, no ha desaparecer completamente, pero sí he podido enfrentarlo positivamente y lo he contenido, he aprendido a vivir con él y ya prácticamente no está presente.  La hernia se ha reabsorbido como me dijo el médico que podía pasar y no fue necesario operarme”.

WhatsApp chat