El dolor orofacial (DOR), es el dolor que se presenta en la cara, cuello o cabeza.   Su prevalencia mundial es entre el 50% (Acosta Ortiz, 2001) y el 90% (OMS, 2003).    El 10 % de este dolor es crónico y es uno de los motivos más frecuentes de consulta en la clínica dental (Rodríguez Reyes, 2013).

Un subgrupo de cuadros dolorosos faciales son los Trastornos o Síndromes Temporomandibulares (TTM/ DTM), éstos son más frecuentes en mujeres entre 20 y 50 años.  Sus causas son múltiples.  El bruxismo es una de ellas (Cuellar, 2009).

Actualmente, se acepta que la etiología de los DTM es multifactorial, donde se combinan los factores físicos, psicosociales (ansiedad, depresión y estrés).  Este DOF es susceptible de ser modificado por influencias cognoscitivas, emocionales y motivacionales relativas a la experiencia pasada del individuo. (Cuellar, 2009; Rodríguez Reyes, 2013).

Desde el año 93 en el 7mo. en el Congreso Mundial del Dolor en Francia,  se propone utilizar cuestionarios con utilidad para evaluar factores psicosociales y alteraciones psíquicas, tanto leves como graves (cambios de carácter, estrés, depresión, neurosis).   Su correlación o relación con cuadros de dolor facial o alteraciones de la articulación temporo-mandibular está comprobada.

Dentro de este dolor se encuentran las cefaleas (dolor de cabeza) secundarias a dolor facial (DOF) y otras cefaleas secundarias a otras patologías o traumas.

WhatsApp chat