CONCURSO DE POLÍTICAS PÚBLICAS PROPUESTAS PARA CHILE, PUC, 2017.

Propuesta de política pública para el manejo del dolor crónico musculoesquelético en Chile INVESTIGADORES: MANUEL ESPINOZA Escuela de Medicina UC / PAULA REPETTO Escuela de Psicología UC / BÁLTICA CABIESES Facultad de Medicina, Universidad del Desarrollo / CONSTANZA VARGAS Unidad de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (ETESA-UC) / PEDRO ZITKO Escuela de Medicina UC.

“El dolor crónico no maligno es una condición multifactorial que persiste por más de 12 semanas y cuya causa no es oncológica. Uno de los determinantes más importantes de dolor crónico son las enfermedades musculoesqueléticas (ME), que ocupan los primeros lugares de carga de enfermedad global, más de 120 millones de años AVD (años de vida perdidos por discapacidad), equivalentes a la cuarta parte de las discapacidades del mundo. Su manejo es complejo, debido a la coexistencia de factores biológicos, psicológicos y sociales que contribuyen a su cronicidad. Estas circunstancias originan múltiples consecuencias que, en la mayoría de los casos, trascienden al quehacer del sistema de salud” (p.19).

“En términos generales, existe consenso en que tratar el dolor crónico es complejo debido a la coexistencia de factores biológicos, psicológicos y sociales que contribuyen a su cronicidad. Estas circunstancias originan múltiples consecuencias que en la mayoría de los casos trascienden al ámbito únicamente de la salud. Entre las principales consecuencias se encuentran los factores psicológicos y cómo estos influyen y dificultan el manejo (Turk & Okifuji, 2002; Jensen & Turk, 2014); el impacto económico que tiene un importante componente social asociado a la disminución de la productividad (Phillips, 2009, Maniadakis and Gray, 2000); y la disminución de la calidad de vida debido a la pérdida de autonomía y funcionalidad” (p.21).

“El diagnóstico del dolor crónico, más específicamente del dolor crónico musculoesquelético (DCME), como problema de salud en Chile, es limitado. Los principales males ME que causan dolor crónico no están considerados en los procesos de priorización actuales del sistema de salud ni tampoco lo están aspectos clave como el impacto en términos de calidad de vida. A pesar de estas limitaciones, existe una percepción innegable de su relevancia, que ha determinado acciones de la autoridad sanitaria. Por ejemplo, el Ministerio de Salud de Chile generó un piloto llamado Programa de Atención Musculoesquelética (PAME) (Zitko y cols., 2008) que posteriormente originó las Salas de Rehabilitación Integral. Estas han brindado atención a un amplio espectro de pacientes con discapacidad donde el dolor crónico es, en muchos casos, el principal gatillante. Sin embargo, a pesar de estas acciones, y por razones que serán desarrolladas más adelante en el texto, el DCME sigue siendo un problema de altísima relevancia en salud pública que requiere detallada atención y el desarrollo de propuestas que cambien el statu quo de su manejo actual” (p.23).

WhatsApp chat