RELAJACIÓN y RESPIRACIÓN

Son las principales técnicas o estrategias para el manejo del dolor musculoesquelético.  Estas técnicas se aprenden en dos sesiones de manera experiencial.

La Relajación y la Respiración producen una desaceleración de los parámetros físicos como baja en la respuesta motora, baja en las ondas gamma, bajar la tasa cardíaca, bajar la tensión muscular, bajar la tasa de respiración (Peng et al, 1999).    Hay datos de su eficacia en el dolor de espalda (Linton y Götestam, 1984).

En una revisión de estudios en dolor crónico no maligno, siete estudios compararon la relajación con una intervención control. Dos estudios demostraron una mejoría significativa con la relajación.

En ambos casos se evidenció mejoría rápidamente tras el tratamiento.  Ninguno de los tres estudios en los que se realizaban valoraciones a largo plazo (al menos a los cuatro meses) demostró algún beneficio con la relajación (Carroll, 1998).

En general, las revisiones más actuales arrojan resultados claros que no debe ser la relajación una única técnica utilizada (Moix, 2011).